05 marzo 2005

Playa de la Rivera

( A Beatriz Rejano, eterna
enamorada de Ceuta y de su Mar )

Sentado en tu dorada arena
contemplo el verde mar
cuyas olas como besos
te acarician sin cesar.

Alzo la vista y observo,
cómo también la Catedral,
altiva asoma al cielo
para poderte contemplar.

El sol en su cénit encumbra
tu suprema majestad,
la grandeza de tu cala
de belleza sin igual.

Vieja Playa de la Rivera,
a tu arena vengo a rezar
en las mañanas de agosto
bajo el influjo del mar.

En tí encuentro refugio,
en tí vengo a confiar,
envuelto en los recuerdos
que albergan tu litoral.

Mi ausencia de todo un año,
quiero en tí justificar,
bajo el embrujo de Ceuta,
de tu Playa y de tu Mar.

Ofelio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada