29 marzo 2006

LINDA ROSA

(A mi hija Mari-Asun).

Linda rosa de mi jardín,
de veintipocas primaveras,
has partido y te alejas
para siempre de mi vera;
tu separación me desgarra
y mi alma triste queda,
pues de tu fragancia sublime
ausente y huerfana queda.
Soy consciente que la vida
separaciones conlleva,
que la rosa primorosa
que floreció y es tan bella,
un día sería apartada
del jardín donde naciera.
Es ley muy natural
que tal suceso ocurriera
¿pero, como consolar mi alma
del desgarro de tu ausencia?
Por eso mi linda rosa
te dedico éste poema,
aunque de mi lejos te encuentres,
siempre te tendré muy cerca.

OFELIO.

1 comentario:

  1. Conchi Pozo7:18 p. m.

    ¡ que maravillosa descripción del amor de un padre hacia su hija! Muy orgullosa debe sentirse su hija de usted. Felicidades

    ResponderEliminar