01 noviembre 2007

EL BESO

Tus labios en los mios se posaron
en suave aletear de mariposa,
tu boca y la mía se encontraron
haciendo a la tarde venturosa.
Nuestros cuerpos se unieron con sigilo,
nuestras bocas plasmaron sin hablar
la grandeza del amor enaltecido
en íntima comunión sacramental.
La ternura del beso compartido
es cuna que viene a mecer,
la pasión y el éxtasis conseguido,
bajo el influjo del bello atardecer.

OFELIO

1 comentario:

  1. Anónimo12:24 a. m.

    tu boca y la mia se encontraron,ambos estamos sedientos ambos vamos a saciarnos

    ResponderEliminar