05 marzo 2005

Ceuta, en mi ayer.

Recordando el ayer
 cuando en tus calles jugaba
una pena me embargaba 
si te dejaba de ver.

Siendo niño contemplaba
 todas las mañanas el puerto
y mi espíritu inquieto 
en los barcos navegaba.

Era a países lejanos 
a los que mi mente viajaba,
castillos, costas y playas, 
sin pensar en el volver.

El tiempo fue transcurriendo, 
las nieves platearon mi sien
y de aquel lejano ayer, 
mi amor aún sigue creciendo.

Recordando el ayer, 
de noviembre una mañana,
sentí romperse mi alma, 
pues te dejaba de ver.

OFELIO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada