05 marzo 2005

Ceuta

      Bajo el cielo embrujado de la noche
contemplo la quietud de tu bahía
y siento la más profunda alegría
de saberme por tí, Ceuta hechizado.

El amanecer sobre el Hacho es cosa bella;
las sombras de la noche va disipando
ese sol que cuando al cénit se va acercando
es oro fundido que tu relieve paladea.

Todo en tí es perenne poesía,
que envuelve tu semblante enamorado
contemplar tus rincones embelesados
a la luz del sol que cobijarte porfía.

Ceuta, tierra noble y generosa,
que combinas el amor y la alegría,
que ofreces en sublime melodía
la grandeza del ayer subliminado.

¡ Qué orgullo el haberte conocido !
¡ Qué placer el haberte disfrutado !,
es por eso que apartarse de tu lado
deja a un lado la evidencia del sentido.

Se puede querer a una tierra,
se puede sentir su gran olvido,
pero es sufrir en vida lo temido,
sabiendo que olvidarte es quimera.

Una vez que en tí se ha vivido
y por el celaje de tu cielo deslumbrado,
imposible resulta dar de lado,
a quién mucho te quiere y te ha querido.
Ofelio

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada