01 octubre 2007

EL CARMÍN DE TUS LABIOS

Me has marcado con el lápiz de tus labios,
con la grana de tu boca sonriente,
he sentido el sabor de tu pintura
como miel del panal más exigente.
Al quitarme la pintura con el pañuelo,
ha quedado dibujada en breve trazo,
la silueta de una paloma en el cielo
fundiéndose con el azul en tierno abrazo.
Tu mano, coqueta y juguetona
a la sonrisa de tu cara acompañaba,
a la ternura de tus ojos complacientes,
a la felicidad que totalmente te embargaba.
Al saberme de tí enamorado,
demuestro mi alegría al ser besado,
aunque después con el sutil pañuelo
quieres tú borrar la huella por él dejado.

OFELIO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada