01 agosto 2008

PLAZA AZCÁRATE (Continuación)

RECUERDOS DE CEUTA ( 1.950-1.960 )

Frente al kiosko de Cristobal, en el lateral, ésta otro establecimiento similar a éste. Es propiedad de Juanito. Es chocolatería y donde para desayunar te ponen un panecillo de mantequilla salada que es toda una delicia. Por descontado, a ésta hora de la mañana, su mayoritario público son mujeres camino de la compra.
Justamente entre los dos kioskos se encuentra la entrada al Mercado que efectua su descenso mediante dos largas, amplias y pronunciadas escaleras. Está construido en una sola planta que tiene su otra salida por la calle Alfau. Es un mercado modesto de aire modernista donde en su parte central están situados los vendedores de frutas y verduras. A la izquierda las carnicerias, en su frente pegados a las escaleras, las pescaderias y en el resto los ultramarinos y un bar central. Antes de que lo construyesen, era una hermosa plaza, con árboles y donde los chavales jugábamos al futbol ya que en su parte superior, la de los kioskos, era imposible hacerlo.
En cierta ocasión, vinieron unos misioneros y durante unos dias, aquello fué una enorme aglomeración de personas unidas en rezos y plegarias. Recuerdo que regalaban unos hermosos alfileres para prender en las solapas o en en el pecho con el Corazón de Jesús. La megafonía con la que se realizaban los actos era enorme y el silencio y el respeto imponía. A pesar de todo, la chanza no faltaba entre la grey infantil, sobretodo con una de las canciones que si mal no recuerdo, con " nuestra particular letra decía" :...... Al Cielo, al Cielo, al Cielo quiero ir........si quieres ir al Cielo, te subes en una mesa, te tiras de cabeza y te rompes la nariz.......
La nariz y la cabeza si que muchas veces hemos estado a punto de rompernos por correr entre sandias, melones,árboles y los bancos de piedra. Las personas mayores ( no viejos ni gente de la tercera edad como ahora se dice ), ocupaban los bancos a la caida del sol. Se establecían diálogos. Depende de que banco o rincón, así se establecía el tema de la tertulia. Los más jóvenes escuchábamos. Entonces se escuchaba.
Bien fuese por la mañana o bien al atardecer, se degustaban unos churritos procedentes de una pequeña churrería situada enfrente del Hogar Moderno. Es éste, un gran establecimiento dedicado a la venta de muebles. Con grandes y vistosos escaparates protegidos con enormes lunas. Cierto año, por noche vieja, el propietario o publicista de éste comercio dió la campanada por la sensación que causó en la decoración de uno de los escaparates. Representaba un dormitorio en semioscuridad, con una pareja de maniquís ( hombre y mujer ) acostados en la cama y todo lleno de confettis y serpentinas de colores. A un lado una botella de champagne y junto a ella dos vacias y volcadas copas. Era cosa algo atrevida por aquel entonces, pero estaba realizado todo con muy buen gusto y finura.
En el lateral de la Plaza,otro gran comercio Radio Motor, con amplios y acristalados escaparates sobre la misma plaza. En la fachada y en mosaico la figura del General Mola y el nombre actualizado de estos tiempos. Aunque todos seguimos llamándola Plaza de Azcárate.
Frente, el gran colegio nacional Lope de Vega. A las salidas de clase, todo un ejército de niños y niñas impregnábamos el ambiente de patio de colegio. Muy particularmente a las cinco de la tarde, cuando ya no hay prisa por volver a casa.
A esa hora aproximadamente, se van ocupando las mesas y las sillas del cercano Bar El Nieto. Un poco mas arriba, practicamente a la entrada del cine de verano Terraza del Cervantes, ocurre otro tanto con las mesas y sillas del Club Taurino. Es curioso, la afición taurina no ha decaído jamás en Ceuta, a pesar de la demolición reciente de la Plaza de Toros llamada Coso Blanco y que estaba habilitada en el barrio de San José, tambien conocido como Hadú.
Antes del Club Taurino, hay otro establecimiento muy peculiar. Una carnecería donde cuando hay capturas, se vende carne de ballena procedente de la factoría ballenera situada pasado Benzú. Es digno de admirar esos enormes filetes envueltos con papel de estraza.
En los meses de verano es una verdadera delicia gozar del ambiente de la Plaza de Azcárate. Sentados al fresco, muchos aguardan hasta las diez de la noche, para ver el número agraciado del sorteo de la Cruz Roja. Sorteo que se efectua en una pequeña ala del edificio que alberga al Hospital del mismo nombre. Las monjitas, colocan el número agraciado en un alto balcón iluminado. Hay que situarse en la estrechísima acera de enfrente para poder divisar el número premiado.
Así es nuestra Plaza de Azcárate, así es su ambiente, así es su gente, hace ya mucho, mucho tiempo..............

1 comentario:

  1. Anónimo5:29 p. m.

    Si señor, no hace falta camara de fotos,es asi de bonita

    ResponderEliminar