31 agosto 2008

IGLESIA DE LOS REMEDIOS

RECUERDOS DE CEUTA ( 1.950 - 1.960 )

Creo recordar, que cada sábado a las doce del medio día, en Radio Ceuta se oía una voz muy conocida que decía........" Queridos feligreses, el Evangelio de mañana trata de................. etc. Era la voz del Párroco de la Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios, Don Francisco Muñoz Arenillas. Se dirigía al feligrés a través de la conexión de su emisora parroquial con la del la radio local, Radio Ceuta.
Su voz era muy particular, tan particular como la Iglesia que está a su cuidado y que rige tan sabiamente. La Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios. Tan familiar y acogedora. Una iglesia donde la devoción y el amor de sus feligreses, era en aquel entonces, muy especial. Allí acudimos los chavales a la Misa de las diez de la mañana. Es una misa escolar, pues aunque tambien asisten gente adulta, el templo se abarrota de pequeños y no tan pequeños estudiantes pertenencientes en su mayoría al Grupo Escolar Lope de Vega. Chicos y chicas asistiendo a su misa dominical junto con sus profesores y profesoras que pregonan con el ejemplo. Aún me parece oir una melodiosa voz de una chica llamada Adelita, que en un solo impresionante, nos deja a todos atónitos. Su dulce voz parece que baja del cielo. su eleison, criste eleison, kirie eleison, suena a la mejor melodía que podamos oir. A su lado, su maestra de canto y profesora, la señorita Paquita asiente satisfecha. La armoniosa voz de Adelita se extiende por todo el templo. Parece que está cantando un ángel.
La fachada de la Iglesia de los Remedios tiene una muy bella fisonomía exterior. Mediante azulejos trianeros que hacen un magnífico mosaico, están representados las figuras del Cristo de la Buena Muerte y la Virgen de Fátima; y bajo la imagen de la Virgen, una leyenda......." Si quieres que tu dolor se convierta en alegría, no te pases pecador sin saludar a María".
La parroquia está practicamente abierta las 24 horas del día. Si no lo está su gran e imponente puerta principal, se puede acceder a su interior por otra más pequeña situada en la misma acera. Entrada por la que tambien se accede a la sacristía, oficinas, archivo parroquial y a la vivienda del cura párroco. En un patio interior al lado de unos pequeños escalones de acceso hay un hermoso pozo en el que los chavales nos gusta asomarnos y gritar para provocar el curioso y siempre sorprendente eco. Esos escalones dan a unos talleres y una pequeña imprenta, donde unos jóvenes imprimen semanalmente la Hoja Parroquial. El padre Arenillas lleva a efecto una gran labor social con estos jóvenes. Les da la oportunidad de aprender un oficio y de ejercerlos al mismo tiempo. Años mas tardé, se abrirá una nueva entrada al templo por la calle Teniente Arrabal, justo enfrente del comercio de Serafín.
El interior de la iglesia es muy sencillo y acogedor. Si entramos por su puerta principal, a la derecha, está situada la pila bautismal. A la izquierda, en suave penumbra que atenúa el color granate del terciopelo, está situado el Cristo Crucificado, llamado también de la Buena Muerte. El interior del templo se adorna con pequeños altares y figuras de santos. Grandes y amplias columnas sostienen el techo. En cada una de ellas están representadas por pequeños relieves las estaciones del Viacrucis. Los confesionarios ocupan los arcos existentes entre columna y columna. A la izquierda y con su estrecha escalera de acceso, el púlpito donde se dirige el sacerdote. Al fondo está el Altar Mayor. Ocupa todo el ancho del templo. Siempre lleno de flores, siempre muy reluciente y bello. Una mínima verja lo separa de los primeros reclinatorios y los grandes bancos de madera que ocupan la totalidad del templo. Estos dejan un pasillo central que nos conduce desde la entrada hasta el pié del Altar Mayor. Ese mismo pasillo, sirve de separación entre las mujeres, que ocupan la parte derecha del templo, de los varones, que nos situamos a la izquierda. Discretos carteles con el epígrafe ...." Están en un Templo de oración y no de conversación"... nos recuerda veladamente el respeto y la finalidad del lugar.

(continuará )

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada