01 marzo 2009

SEMANA SANTA

RECUERDOS DE CEUTA (1.950 - 1.960)

Semana de Pasión, de amor fraterno, de fervor religioso, de profundo silencio y de música sacra.
Día a día, diecinueves centurias han pasado desde que Jesús de Galilea se extinguió en la tarde sublime del Gólgota, tarde de nubes rojas en que la muerte de Dios hecho Hombre, quedó grabada para siempre en el alma de todas las generaciones. Su recuerdo perdura a través de los siglos; nuestro amor, cristalizado al pié de la Cruz, es llama inextinguible que brilla en todas las partes del mundo, y si limitamos nuestro horizonte al alma de Ceuta, veremos que en Ella el amor a Jesús Crucificado es imponderable.
Nuestra Semana Santa es muy peculiar. Tal vez no sea tan importante y famosa como la de otras ciudades. Pero en cuanto a sentimiento, devoción y religiosidad, no tiene que envidiar a ninguna otra. La Semana Santa de Ceuta, con sus noches mágicas y serenas, es pura poesía. Por las ventanas entreabiertas se mete la noche de Ceuta, tibia ya de jazmines, envolviendo en su perfume a todos.
La noche se puebla de bellísimos Cristos y de maravillosas Vírgenes, desfilando entre cirios y claveles por las calles de nuestra Ciudad. Con lejano fondo musical de trompetas, de tambores, de bandas de música, de aceradas saetas. La noche de Ceuta te besa en estos particulares años cincuenta, con invisibles labios de azahares y jazmines. Desde la Plaza de los Reyes hasta el Puente Almina, todo lo que es la carrera oficial, se halla cubierta de filas de sillas en su totalidad. Sillas en las que por un módico precio de abono, te permite contemplar cómodamente los desfiles procesionales. La zona del Revellín, con sus naranjos cubiertos de azahares, es el sitio de mayor aglomeración. Allí parece que tendemos a reunirnos todos los "caballas" para presenciar los diversos pasos que son más conocidos por el nombre de la iglesia de la cual proceden, que no por el nombre propio de la cofradía a la que pertenecen. Es uno de los rasgos caracteristicos de nuestra Semana Santa. Otra peculiaridad es que cada Arma o Cuerpo de nuestra castrense ciudad, es entidad patrocinadora de cada desfile procesional y por lo tanto, tambien por ella se le asocia y conoce.
Las salidas procesionales no son tan folclóricas como lo serán años mas tarde, ( el levantarse la túnica del capirote para ser reconocido y saludar a los amigos, el irte comiendo un bocadillo, o sencillamente mascando chiclet). En estos años, asistir como nazareno o penitente, es un acto voluntario que evidencia un testimonio público de fé y eso es demasiado serio como para tomárselo a chanza.
Nuestra Semana Santa es de una gran belleza, plasticidad y emoción. Es un conglomerado donde se mezclan y compaginan de forma casi mágica colores, olores y sabores. El color de las flores, de las túnicas, de la vistosidad de los pasos, de las luces de los cirios, etc....... El olor del incienso, de la cera de los cirios, de las flores, del perfume de nuestras mujeres, del salitre de nuestro mar, etc............. El sabor lo pone el arroz con leche, las torrijas, los burgaillos, los pirulines,etc... sabores tan asociados y exclusivos por estas fechas.
Amanece el Domingo de Ramos. La mañana aparece espléndida, el cielo de un azul intenso y el astro rey luciendo todo su esplendor para dar mayor realce a ésta única procesión diurna. Procesión con la que se inicia la Semana Santa. La entrada de Jesús en Jerusalén. La familiar Pollinica. Palmas y ramas de olivo en manos de grandes y pequeños. Todos a contemplar a Jesús a lomos del pequeño asno. Todos estrenando siempre algo, zapatos, calcetines, pañuelos, etc... para cumplir con el dicho " Domingo de Ramos, el que no estrene nada, se le caen las manos"....
El Lunes Santo, es un día normal y corriente en el centro urbano. No hay desfile procesional alguno, exceptuando el que se realiza en la Barriada del Principe, concretamente desde la Parroquia de San Ildefonso y que pasando por Hadú, traslada el Medinaceli hasta Automovilísmo en las Puertas del Campo. El famoso Cristo de Medinaceli cuya presencia hace que se trasladen numerosisimo personal a las barriadas mencionadas para presenciar y participar en el recorrido procesional. Éste Cristo es sin dudar el que más pasión levanta. El Señor de Ceuta, como también es conocido.
El Martes, es en realidad cuando se inician los desfiles procesionales. Lo efectúa el Cristo de la Vera Cruz y Nuestra Señora del Desamparo. Es la procesión del Ayuntamiento o la de los empleados municipales, como popularmente se le conoce. Es uno de los Cristos más bien representados, se le marcan y notan las venas y músculos del cuerpo, parece casi real. Como si tuviese vida propia. El alcalde de la ciudad encabeza toda la Corporación. Las primeras mujeres con esbeltas y negras mantillas dan señorío y empaque a semejante acontecimiento.
El Miércoles, el Encuentro. Éste nombre, basta y sobra para asociar a la Laureada Legión con Jesús del Gran Poder y la Virgen de la Esperanza. Ambos pasos, aunque saliendo del lugar común como es la Iglesia de Nuestra Señora de África, efectúan sus recorridos iniciales por lugares diferentes. El Gran Poder lo hace por la calle Independencia y la Virgen de la Esperanza transcurre por el Paseo de las Palmeras. Como si quisiese saludar al héroe Santiago Gonzalez-Tablas cuya estátua parece rendir saludo a la Virgen morena. El Encuentro entre la Madre y el Hijo se efectúa en el inicio del Puente Almina bajo los sones del Novio de la Muerte, el famoso himno legionario interpretado por la Banda de Música del Tercio Duque de Alba. Presenciar éste acontecimiento es estremecedor. Pechos acongojados, pieles erizadas, ojos brillantes de lágrimas que irrumpen incontenibles por las mejillas curtidas de hombres y mujeres caballas. Saetas que surten aceradas al aire en tan emotivo y electrizante momento. Un espectáculo propio de nuestra bendita Ceuta e inexistente en el resto de nuestra amada España.



( continuará )

5 comentarios:

  1. Anónimo12:06 p. m.

    Bonito y emotivo. Es volver a vivir

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:06 a. m.

    Totalmente de acuerdo como el comentario anterior. Semana santa, la Legion, muchos maravillosos recuerdos. gracias señor Ofelio por volvernos a recordar nuestros años jovenes. Maria O.

    ResponderEliminar
  3. aracelly10:57 p. m.

    te felicito ofelio, tienes una forma de escribir
    muy profunda y muy sentida

    ResponderEliminar
  4. Este vídeo por estas tierras puede parecer surrealista,pero... !no tiene explicación!aquí no se trata de política ni mucho ménos esto és Ceuta! hay que ser caballa para entenderlo.Saludos Ofelio.

    ResponderEliminar