01 mayo 2009

Calle CANALEJAS

RECUERDOS DE CEUTA ( 1.950 - 1.960 )

Es una de las calles más emblemáticas de nuestra querida Ciudad. Haciendo puente entre otras calles y la arteria principal como es la calle Real, permite el acceso rápido bien hacia el centro comercial, bien hacia la zona del Recinto Sur. Las calles Sevilla, Molinos, Ramón y Cajal o bien el Patio Diamante, son sin duda, lugares que para acceder a ellos, es necesario transitar por parte de ésta empinada, zigzagueante y pendiente calle. Otra gran peculiaridad de ella, es la variedad y estrato social de sus moradores. Los hay de toda clase y condición: militares, jueces, funcionarios, panaderos, comerciantes, deportistas, maestros, etc. Se puede decir que están representados todos los estamentos sociales, absolutamente todos. Pues bien, lo más grande y maravilloso, es la extraordinaria convivencia que existe. Todos se conocen, todos se respetan, todos se quieren. Es calle de colegios, de músicos y de poetas. Calle de cultura que conforma junto a otras muchas, la nomenclatura de nuestra amada y querida Ceuta.
Debe su nombre a Don José Canalejas Mendez, político, abogado y filósofo español que llegó a ejercer como Presidente del Consejo de Ministros con Su Majestad el Rey Alfonso XIII. Fué asesinado el 12 de noviembre de 1.912.
La calle comienza justo en la Plaza de Azcárate o del General Mola como ha sido rebautizada. Al iniciar su ascenso, dejando atrás y a la izquierda los últimos escaparates del Hogar Moderno, nos encontramos con la Bodega Monóvar. Ramón, su dueño, es un hombre jovial, alegre. Siempre dispuesto a la broma, a la sonrisa. Su aspecto corpulento no le priva ni un ápice de su gran humanidad ni de su gran corazón. Le ayudan en su labor su esposa Maria, que en la cocina prepara todos los domingos los mejores callos que se pueden degustar y que vienen a buscar desde todos los rincones de Ceuta. Su hijo mayor Pepe y un orondo y simpatiquísimo empleado que es considerado más como hijo que como empleado y que se llama Paco. Es un tremendo forofo del futbol y en particular del Real Madrid. Una gran fotografía suya junto al gran Amancio Amaro, efectuada en una reciente edición del Trofeo Ramón de Carranza, da fé de su madridismo más profundo. Entre los cuatro se desviven por atender a la variopinta clientela repartida entre típicos toneles de vino que hacen de mesa y sus altos bancos individuales de madera. La "parroquia" forma tertulias donde se debate lo divino y lo humano. Es una gozada disfrutar de ellas. Los conocimientos unidos a la experiencia de los años, hace que sea pura filosofía todo lo que allí se debata. Serafín, el impresor, es uno de los tertulianos. Curro, el zapatero, es otro. Personajes tiernos, entrañables,cariñosos.............personajes del ayer, del mañana, de siempre....
Calle arriba, tiene su academia Don Juán, venerable maestro. A la derecha, pasada la verde cancela de hierro del Colegio Lope de Vega, hay otra bodega. La de Pagán, de apertura más reciente y por lo tanto no tiene la solera que tiene la anterior. Es en ésta donde se depositan los boletos de quinielas de la jornada futbolística. El boleto cuesta 3 pesetas y se deposita la mitad del boleto en un buzón destinado exclusivamente para tal efecto. Las raciones de caracoles son famosas en toda la ciudad y los domingos es un desfile constante de personas en busca de tan exquisito manjar.
Frente, reside mi buena amiga Maribel, a la que volví a ver muchos años más tarde en la Casa de Ceuta en Barcelona. Dejando atrás la frutería de la señora Inés y la carpintería del señor Paco, desembocamos en una plazuela que nos permite descansar de la empinada cuesta dfe éste primer tramo de la calle. Aquí se unen en un todo, la fachada y entrada del cine de verano Terraza Cervantes. Antes de transformarse en un cine, era una hermosa y espléndida huerta. En su mitad había un pozo de abundante y fresca agua. Bajando por una pequeña pendiente que hace pared con la verja del juzgado, toda cubierta de esplendidas rosas, se accede a la vivienda del dueño que tambien nos vende carbón y cisco para el brasero. Ahora es una espléndida terraza de cine donde cada verano podemos contemplar grandes películas y gozar de la fragancia y el aroma de jazmines y rosas en las calurosas noches. El día de su inaguración, en Junio de 1.951, se proyectó la película Currito de la Cruz, de la Casa Cifesa. Fué todo un acontecimiento. Pepe, el encargado de la conservación y cuidado del cine, vive junto a su familia en una casita situada en el interior de la terraza. Es muy querido y respetado en todo el barrio. Gracias a su amistad, muchas noches hemos disfrutado completamente gratis de la sesión cinematográfica.
Al lado del cine, rodeado de una gran cancela, con grandes y frondosas palmeras en su interior, se alza un hermoso edificio de estilo colonial de dos plantas. Es el juzgado. Por su aspecto y majestuosidad siempre ha impresionado a la grey infantil. Cuando hay juicios y traen a alguien detenido, los pequeños nos pegamos a los barrotes de la verja y nuestras calenturientas y fantasiosas mentes dan suelta a las más disparatadas y absurdas conclusiones. La autoridad, en éste caso la justicia, nos impresiona. Es un mundo aparte que por nuestra edad no llegamos a comprender.
Lo que no es un mundo aparte y sobresale por su amabilidad y nobleza de espíritu, son los moradores de las dos viviendas situadas dentro del Palacio de Justicia. En una de ellas vive Antoñita con su familia. Padres y hermanas. Su padre es secretario del juzgado. Antoñita es discapacitada mental, popular en todo el barrio y que siempre está riendo y de bromas con todos en general. Es un encanto de criatura.
En la otra casita, vive Manuel de la Cruz, conserje del Ayuntamiento, junto a su esposa Angeles y sus hijos Manolo, Ramón y Jesús. Éste último, muchos años mas tarde se dedicaría a la canción gracias a su maravillosa voz. Morenito de Ceuta, fué su nombre artístico.....¡ Cuántos y hermosos recuerdos nos trae ésta maravillosa familia !......


( continuará)

5 comentarios:

  1. Que maravilla Ofelio Antonio!!,esta calle tan emblemática! y que te vio nacer!!,que estupenda descripción la tuya!cuantos recuerdos nos trae!!,mi novia, y actual esposa vivía arriba del bar nieto!,yo compraba a menudo vino en la bodega monovar,y alguna que otra cerveza nos tomábamos!!!!,como lo has descrito todo!. ya no están ciertas personas entre nosotros, como tu supondrás,obviamente Ramón, tan poco Pepe, ni Paco, ni existe la bodega como tal!!.El tiempo pasa inexorablemente!!,pero los recuerdos nos acompañan!!. gracias.un fuerte abrazo paisano. Paco.

    ResponderEliminar
  2. Ana Maria4:57 p. m.

    GRacias Ofelio. Me has hecho llorar de emoción recordando esa calle y su gente. Ramón y su esposa Maria de la Bodega Monovar. eran vecinos mios de la calle Ramón y Cajal. Sigues escribiendo y que Dios te bendiga. Muchos besos. Ana Mari

    ResponderEliminar
  3. Señor Ofelio, yo era pasante en el Juzgado. El volver a leer su escrito me ha llevado de nuevo más de 50 años atrás. ¡ Maravillosos recuerdos! Gracias y espero con impaciencia no sólo su continuación, sino todo lo que escriba.

    ResponderEliminar
  4. _Aracelly_3:29 p. m.

    Encantada de volverte a leer querido Ofelio. Besos de Aracelly

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:55 p. m.

    señor ofelio. e vivido en la calle canaleja nº 12 desde el año 1952 . la verdad que me gustaria saber en que numero de esa calle vivia . porque lo temgo que conocer aunque sea de vista . un abrazo alberto

    ResponderEliminar