01 marzo 2010

LAS PUERTAS DEL CAMPO

Recuerdos de Ceuta ( Años 1.950 - 1.960 )

La frase tan española de "ponerles puertas al campo ", es sinónimo de dificultad, de proyecto irrealizable, de cosa imposible de llevar a cabo, etc. Sin embargo para cualquier "caballa", mencionarles las Puertas del Campo, le lleva inmediatamente a un punto muy concreto de nuestra amada Ceuta.
Las Puertas del Campo tiene su inicio inmediatamente pasado el Puente del Cristo, en la Avenida Gonzales-Tablas, formando una suave curva hacia la izquierda y dejando a la derecha la bajada de acceso al Muelle de España. Su nombre, tan común en los labios de todo ceutí, es debido que es aquí donde acaba, llamémosle, el casco urbano y comienza el campo exterior. A la izquierda quedan las murallas y el foso, que mediante el Puente del Cristo, transforman a nuestra bella y antigua Ciudad en una península. El istmo lo forma precisamente dicho puente.
A la izquierda y amparado en la sombra protectora de tupidos árboles existe un pequeño bar merendero donde se puede saborear una Estrella de África bien fresquita mientras deleitamos nuestra vista en las murallas que sirven de cobijo a la Escuela de Artillería. Nuestra Enseña Nacional ondea a los cuatro vientos en lo más alto del imponente torreón.
Un poco mas adelante, a la derecha, se encuentra una estación de servicio Atlas, al lado practicamente de la entrada al Jardín de los Enamorados. Éste hermoso jardín, de grandes y frondosos árboles, con sus bancos de madera pintados de color verde y su suelo cubierto de pequeñas conchas de mar, es el sitio ideal donde las parejas de Ceuta pasean su amor. El jardín tiene forma triangular y viene a rematar su final en unos altos setos que impiden el acceso a la vía por donde circula el ferrocarril para Tetuán. A la izquierda y después de pasar entre pequeños setos protectores de hermosas flores, subimos por unas dobles y pendientes escaleras de forma onduladas en su trazado que nos lleva de nuevo, a la parte más alta del puente o túnel por cuyo interior circula el ferrocarril.
Frente al jardín y en toda su totalidad izquierda, queda el Foso con sus imponentes murallas. A continuación el local donde se aloja Arbitrios Municipales refrendados por una enorme bácula allí existente. Unos metros más y entramos en el Ángulo. Es un pasaje, patio o como guste dominarle, rodeado de las antiguas murallas. Penetramos en él. A la derecha está ubicado el Club África Ceutí. Una sociedad que tiene un equipo de futbol de igual nombre y que es archipopular por los bailes y verbenas que allí se realizan. Sus espléndidas terrazas, todas adornadas con macetas de múltiples y variadas flores y su iluminación multicolor es punto de recreo en las noches de verano. Es una delicia bailar y tomarse una cerveza al aire libre rodeados por el penetrante aroma de jazmín.
Hace bien poco que se ha construido una pista de baloncesto donde se celebran competiciones deportivas entre empresas y organismos de nuestra Ciudad. La cancha de juego es de duro y gris cemento, ya que la época de penuria económica en la que vivimos, no da para más. El parquet , la pista sintética, etc....y demás avances técnicos , no vendrían hasta muchísimos años más tarde.
En mitad del Ángulo, en su explanada principal, se suelen instalar los circos que con frecuencia nos visitan. El anuncio de la llegada de cualquier circo, se efectúa mediante un desfile o pasacalle a cargo de dicho circo y en el que no falta de nada. ¡ No hay nada más llamativo, que el recorrido por las calles de nuestra Ciudad, de la troupe del circo en cuestión !
En el mismo Ángulo está situada la perrera municipal. ¿ Quién no ha visto alguna vez el carro color verde y a los dos funcionarios que con un lazo especial en sus manos, recorren diariamente las calles de Ceuta en busca y captura de los "chuchos" abandonados o carentes de toda legalización?
En su tramo final, adosada al muro, hay una puerta formando arco que conduce a la Carretera Nueva. Aquí termina lo que denominamos el Ángulo. Volvemos sobre nuestros pasos y salimos de él, accedemos de nuevo por la pequeña cuesta y llegamos a la balaustrada de hierro protector del puente sobre el paso del ferrocarril. A la izquierda, uno de los barrios más humilde, el del Foso San Felipe. La vía del ferrocarril sirve como linea divisoria entre éste barrio y unos pequeños chalets que poco a poco van desapareciendo para que muchos años mas tarde, una vez cubierto el trazado ferroviario, se construyan pabellones de viviendas militares, el ambulatorio de la Seguridad Social, el Nuevo Cuartel de la Policia Nacional, etc........... pero todo esto, se realizará muchos años más tarde..........


( continuará )

6 comentarios:

  1. francisco guisado12:46 p. m.

    Querido paisano, cuando escribes nos vuelve atras a un pasado que aunque pobre fue maravilloso.Gracias por tu maravillosa manera de describirlo. eres un as. Lo bordas y parece que estamos de nuevo contemplado todo lo que describes. Gracias en el nombre de muchos caballas.Un abrazo. Paco

    ResponderEliminar
  2. Mari carmen Pozuelo4:00 p. m.

    Yo vivia con mi abuela en el barrio del Foso. Se entraba por una escalera estrecha justo encima del puente del tren. Era la mas comoda. He llorado al recordar mis tiempos de niña. Desde Asturias un abrazo Mari carmen

    ResponderEliminar
  3. Ani y Pepi6:45 p. m.

    He recordado las verbenas en el Africa ceutí. Iba con mi hermana Pepi. Las dos estamos recordando ahora mismo los buenos ratos con los amigos. gracias por volvernos a recordar tiempos tan felices. Besos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:31 p. m.

    Ofelio estas describiendo muy bien lo que era antes la Puertas del Campo,el tiempo pasado en los Jardines cuando saliamos del Instituto y nuestros paridos de Balomamo que jugaba en las filas del U.A.Ceuti, gracias por traerme tan buenos recuerdo.
    FdºEugenio Martínez Cabillas

    ResponderEliminar
  5. Pablo G. Fernández2:02 a. m.

    Yo, antes de vivir en la Calle Cervantes nº 1, viví en la Avda. de Nuestra Sra. de Otero, próximo a unos cuarteles militares. Me acuerdo que por allí había entonces mucho campo, muy pocas construcciones. Recuerdo paseos por los Jardines de la Argentina y por todos aquellos alrededores. Existía la panadería UFAPANCE y recuerdo que mi madre iba allí en ocasiones.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5:04 p. m.

    Describes bien aquel entorno,amigo,me has traido recuerdos,yo viví
    en esos bloques de la fotografía,que eran viviendas militares,en tor-
    no a los años 60,recuerdo el día que quemaron el barrio del foso y
    que les habían dado vivienda a sus moradores,como jugaba con los amigos
    en las murallas y como habían cuevas que para los críos eran mejor
    que cualquier película el explorarlas.
    Jugar en el jardín de los enamorados y saltar a los viejos trenes
    abandonados para soñar aventuras.
    En ese campo de baloncesto hacían teatros de marionetas,el chacolín,
    y los críos disfrutabamos como si estos humildes muñecos pudiesen
    competir con aquellas películas del cine Africa en sus matinales.
    Había un ginnasio,junto a esa cancha de baloncesto.
    Y había mucha ilusión y vida en ese barrio,en esa Ceuta.
    Gracias, amigo, te saluda joaquín Molina,uno mas.

    ResponderEliminar