01 mayo 2010

HADÚ

RECUERDOS DE CEUTA ( Años 1.950-1.960 )

El autobús de color verde de la Empresa Hadú-Almadraba S.L. , sube renqueante la empinada cuesta. Su motor diesel Mercedes ruge por apurar los últimos metros de la Avenida de Africa, más conocida por la Cuesta de Otero. El conductor aún tiene que meter una marcha más corta, entre la Mezquita Sidi Embarek y el Cine Avenida, para terminar el recorrido en el ya próximo y popular Morro, lugar donde nos apeamos para hacer a pié nuestro recorrido por ésta emblemática barriada caballa, la Barriada de San José o Hadú. Bien es verdad que hubiésemos proseguido el recorrido en autobús, pero nos hemos apeado de él, para hacer más sentida y auténtica nuestra visita a la barriada.
El Morro es el lugar de inicio de nuestro recorrido. Emprendemos nuestro itinerario, dejando a la izquierda el Parque de Bomberos y la Bajada hacia el Hospital Militar y por la Cuesta del Gallo hacia la Almadraba. Giramos a la derecha y entramos en una de sus arterias principales, la Avenida de Regulares. Su trazado es practicamente llano y rectilíneo. Toda la acera derecha está acompañada por la enorme pared de piedra que como muro, sube en empinada inclinación para ser culminada en su considerable altura en una balaustrada de hierro donde asoman vivarachas e inquietas cabecitas de niños y niñas. Es el Asilo. Casi en su mitad de recorrido, conforme la altura del muro va descendiendo, se abren unas escaleras que conducen a dicha institución. También es puerta de acceso hacia el campo de futbol Alfonso Murube. Una gran explanada se extiende entre ambos estamentos. Explanada que se aprovecha para instalar la feria de la barriada que desde hace casi 20 años, aquí se celebra. Aún no existe el mercadillo ni mucho menos la Casa Cuartel de la Guardia Civil, por lo que el terreno ferial es amplio y extenso. Será en el año 1.963 cuando se instalase por última vez la Feria de Hadú.
La parte izquierda de la Avenida de Regulares, carece de acera practicamente hasta su final. En el alto colindante y a bastante desnivel del ras de la calzada está situada la estufa militar. Es la dependencia donde se desinfectan, asean y duchan los mozos que de todos los rincones de nuestra querida España vienen a cumplir el sagrado compromiso del Servicio Militar. Son años difíciles y la higiene es puntal básico para evitar cualquier tipo de epidemia o infección. Muchos años mas tarde, en éste lugar, y rebajando su altura mediante la demolición del terreno, se construirán pabellones de viviendas militares y los bajos se transformarán en locales comerciales. Entre sus moradores recordamos al sargento Legionario, Monteagudo y sus hijos e hijas, muy particularmente a mi entrañable Francisco Monteagudo Morito, compañero en el despertar a la vida. Al final, unas pequeñas casitas ajardinadas y protegidas por unas artísticas cancelas, junto a un bar con terraza y el local de asistencia médica de urgencia forman la intersección con la arteria principal de Hadú, la calle del Teniente Coronel Gautier. Durante nuestro recorrido vamos acompañados por la música y anuncios comerciales que mediante unos altavoces colocados en lugares estratégicos, emite Radio Faraday, la Radio de la Barriada.
Llegados al cruce, hacia la derecha prosigue la calle hacia la Residencia del Teniente General, el cine de verano Terraza Miramar y el acceso al campo por gol y general del Estadio Alfonso Murube. Justo aquí, la calle se transforma en carretera haciendo bajada a la ciudad por los acuartelamientos de Caballería Montesa y el Parque de Automovilismo.
Es justamente en el cruce Avenida de Regulares y Teniente Coronel Gautier donde palpita el corazón de Hadú. Es un hervidero constante de ir y venir de gente. El viejo café al lado de la parada de autobús, la entrañable farmacia situada precisamente frente al servicio de urgencias y la popular churrería de los Hermanos Castañedas, dan un sello muy especial de referencia a toda ésta zona.

( continuará )

5 comentarios:

  1. Anónimo8:00 a. m.

    parece que acabo de bajarme del bus para ir a gonzalez tablas , ostras cuantos recuerdos, de tes, de cafe, de bocatas........cuantos

    ResponderEliminar
  2. Juanita Romero4:22 p. m.

    Uf, Ofelio.......ya creiamos que te habias borrado. Eran tres dias esperando tus recuerdos. No tardes que nos impacienta.......Un beso paisano, guapo....... Juani Estepona

    ResponderEliminar
  3. El locutor de Radio Faraday era Bayona.Saludos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:52 p. m.

    DAN GANITAS DE IR A VIVIR A HADU. GRACIAS.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo5:02 p. m.

    hola soy de hadu donde la plaza de toros

    me gratifica mucho saber que hay gente que habla con añoranza de mi CEUTA querida

    saludos de un caballa

    ResponderEliminar