01 octubre 2012

A M I G O S I I

( continuación )

                                                                           I I

                       Las carcajadas de su viejo amigo Antonio rompen por un momento la tensión y seriedad de la expontánea confesión de Diego.

                      - Mi buen amigo, si tú te sientes culpable....... ¿ qué puedo decir de mí ?.....Durante años he pasado obligatoriamente ante éste Cristo del Puente. En mis años de bachillerato para asistir al Instituto. Después, durante mis años de servicio en Regulares Nº 3. Entonces el tráfico era obligatorio por aquí. Las lineas de autobuses tenían todas su itinerario por éste lugar. La calle era de doble sentido de circulación hasta la esquina del edificio de Capitanía General, justamente al comienzo de la entrada a la Plaza de África. Los vehículos que circulaban en sentido al centro urbano se veían obligados a rodear la plaza y salir por la calle Independencia..... E incluso en el lejano 1963, cuando la Comandancia General de Ceuta la ejercia el Teniente General Gotarredona, se estableció que la vigilancia militar de Regulares que se efectuaba por las barriadas de Hadú, la Almadraba y el Morro, se extendiese hasta el mismísimo Puente del Cristo. Se estableció un Cabo lº permanente en ésta zona y yo,  con tal empleo y cumpliendo dicho servicio, me tocó muchísimas veces desempeñar éste " plantón de vigilancia ". Pues bien querido Diego, te diré que saludar a la imagen del Cristo han sido muchísimas, pero....... el estar ante ella e incluso arrodillarme......... ha sido única y exclusivamente una sola vez. Lo recuerdo perfectamente. Fué una calurosa y espléndida mañana de Junio de 1.957, que junto a un grupo de amigos, compañeros del Instituto, de regreso de recoger las notas de primer año de Bachillerato, nos detuvimos ante el Cristo para darle gracias por haber aprobado por completo el curso. Recuerdo que entre los allí reunidos y arrodillados se encontraban, entre otros, nuestros comunes amigos, Andrés Martinez González y Ramón Martín Portugués........Una sola vez en tantísimos años........Sólo me consuela pensar que nunca Le he olvidado. Le hemos olvidado. Que Le hemos agradecido y visitado en las rodillas de Su Madre...........¿ Recuerda en las ofrendas que cada año, el 5 de agosto, se le hacía, no solo aquí, sino también en Barcelona ? A través de su Madre que es nuestra Valedora......Además, nunca ha habido, hay,  ni habrá " caballa " alguno que olvide éste idílico rincón ceutí, su puente sobre el foso, sus murallas, todo éste entorno de ambiente nostálgico, medieval y señorial. Ésta maravilla de tierra ceutí, en aquellos años, tan desconocida para el resto de españoles. Sólo dada a conocer por los jóvenes que venían a prestar su sagrado servicio a la Patria y que servían de "voceros", ya que a nosotros no se nos creía mucho por ser parte interesada en cantar las excelencias de ésta maravillosa tierra tan española y tan hidalga........... Porque Ceuta es una ciudad de rancia solera, donde aún parece vivir el altivo hacer de aquellos nobles caballeros, capitanes de Tercios de emplumados chambergos que ceñían a su cintura el bien templado acero de sus espadas..........

                   - Pero aún en la Ceuta de hoy, la de la velocidad supersónica y la era espacial, la del Parque Mediterráneo, la de hoteles de lujo, la del aire acondicionado, la de las calles colmadas de gente aturdida y llena de coches maravillosos. La que enciende sus luces de calles y escaparates. La de la Gran Vía donde un hervidero de multitudes, corren alocadas de comercio en comercio, de bazar en bazar. Aún estando como te digo, en ésta Ceuta moderna, mundialmente conocida y no tanto correspondida, el encanto, el embrujo y duende de éste maravilloso lugar como es el Puente del Cristo, no desaparecerá nunca, ni tampoco faltará la mano gentil de la mujer "caballa" que deposite una humilde vela o un humilde ramo de flores ante la imagen y mirada misericordiosa de éste Santo Cristo del Puente.

                - ¿ Sabes que tienes toda la razón del mundo ?............Siempre nos quejamos de nosotros mismos, si pararnos a pensar que si miramos para atrás, siempre encontraremos a alguien que se sienta más culpable o desdichado de lo que nos sentimos nosotros.

               - No es que seamos mas o menos culpables, es sencillamente que hoy tenemos consciencia de algo que ha estado siempre aquí y que nosotros bien por nuestra juventud o inmadurez, no hemos sabido ver o valorar. Han tenido que pasar años de duro aprendizaje, años de ausencia obligada, para apreciar lo que tenemos. Tal como dice ese dicho tan antiguo como cierto. " Nadie sabe el valor de una cosa, hasta que se pierde ".

               - Exactamente querido Diego, exactamente. Tener que carecer de una cosa, privarnos en éste caso de la presencia física de nuestra bendita Ceuta durante muchos años, para apreciar lo que vale. Para apreciar su riqueza tanto histórica como espiritual, por no referirme a la afectiva, tan importante o más que las dos anteriores.

               - ¡ Y pensar que años atrás, cuando podía venir de vacaciones, que siempre no era posible, los amigos y conocidos que estaban aquí, me llegaron a decir que nosotros, los que habíamos marchado de Ceuta a otras ciudades industriales, en busca de nuestro bienestar económico, nos habíamos olvidado de nuestro amor y cariño hacia nuestra vieja ciudad ! ¡ Craso error !.........

              - Bueno querido Diego , creo que no había mala fé en éste reproche o acusación que te hacían. Más bien, veo, en mi modesta opinión, que era como un grito de angustia, aviso o preocupación, de que ellos quedaban aquí solos, con el temor de que al ser menor en número, el miedo a la propia indefensión se acrecentaba. Ese miedo a perder al amigo, al hermano, al familiar, etc......en definitiva el temor a que se pudiera romper ese vínculo que como hilo conductor tanto nos une a los "buenos caballas ".

              -  Luego...... ¿ reconoces que también hay " malos caballas " ?

              -  ¡¡ Diego, Diego !! Percibo tu fina ironía...........Hace años te contestaría que sí. Que hay buenos y malos "caballas"......... Hoy te digo, y tú lo sabes muy bien......... que sólo hay " buenos caballas ". Los que renuncia a sus orígenes, los que olvidan sus raices, los que niegan y reniegan de la tierra generosa que les vió nacer o en su día los acogió, los que repudian de ésta españolísima Ceuta, los que no quieren saber nada de Ella o de su gente, ......todos estos........... y tú sabes perfectamente a quién y quienes me refiero... no son dignos de ser denominados  "personas" y mucho menos......"caballas"......... Para mí, y creo que para casi todos......... estos "elementos" no existen....... ¿ Se puede llamar hijo a aquel que escupe o agravia a su desamparada y vieja madre ?..........No importa qué lugar privilegiado ocupe en la escala social o qué importante cargo desempeñe en sus funciones. No es digno de llamarse hijo. Mucho menos ser "caballa" e imposible que ame a España. Ni las alimañas tienen que ver con sujetos así. Por lo tanto, al no ser "caballas", es imposible catalogarlos como " malos caballas "...........

                Esta vez, es la risa franca y espontánea de Diego la que quita tensión y seriedad al momento. Coincide plenamente con su viejo amigo. Quién se comporte así con Ceuta, no es digno de llamarse o llamarle "caballa".

               -  ¿ Qué te parece si levantamos el campo y nos damos un garbeo para empaparnos de la fragancia y embrujo de nuestra bendita Ciudad ?..........




continuará....

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada