01 noviembre 2012

A M I G O S I I I

                        Los dos amigos dejan la balaustrada del puente y emprenden la andadura por el Paseo de las Palmeras. El aroma del mar se hace mas intenso si cabe. Al llegar a la altura del Monumento al Laureado Teniente Coronel de Regulares, Gonzalez-Tablas. Antonio se detiene haciendo un alto en el camino

                      - ¡ Mírale, con su sable y su mirada altiva ! ¡ Como centinela que en permanente vigilancia guarda y protege a Ceuta, a su Ceuta, a nuestra Ceuta.......! Gran militar, aunque de origen navarro, luchó y dió su vida por Ceuta. Es un héroe ceutí. Alcanzó la Laureada de San Fernando tomando y defendiendo la loma Jandak-Zira, junto al pequeño rio Jemis en las afueras de nuestra Ciudad. Poco tiempo después, le alcanzó la muerte en Tazarut, muy cerquita de Tetuán. Le fué concedida la Medalla Militar Individual, segunda condecoración en importancia, como premio a su gesta. Casado y con dos hijas "caballas", Carmen y Victoria-Eugenia.  Sus restos reposan en el panteón familiar de la Familia Cerni en nuestro cementerio de Santa Catalina.

                      - Bien que conoces su vida.........

                      - Siempre me he sentido identificado con Él. Mi admiración por Gonzalez-Tablas hizo que me decidiese entrar como voluntario en Regulares Nº 3. Sus gestas y su persona, hace quererle sin haberlo conocido y si a ello se le añade que dió todo por Ceuta, pues......... la admiración es doble. Me pregunto ¿ cómo se ha podido y se puede olvidar a tan insigne militar teniéndolo en un semi anonimato ?

                      - Cosas de la sucia política e intereses partidistas....

                     - Creo que tienes toda la razón, querido Diego. E incluso creo que un motivo de ello fué que el promotor del Monumento a su figura fué el malogrado Millán Astray, gran amigo y compañero de Armas de Gonzalez-Tablas. Recuerdo que hace unos pocos años, se hizo un patético homenaje con motivo del  88 aniversario de su fallecimiento. Fué ridículo, fueron a rendirles honores una serie de guiones y estandartes que ni de lejos tenían nada que ver con las azañas de Gonzalez-Tablas y sus Regulares. La Bandera del Grupo y el Estandarte del 2º Tabor, son las más condecoradas de todo el Ejército Español.. Date cuenta que en 1.923  el rey Alfonso XIII hizo entrega de su primera Bandera Nacional al Grupo de Regulares de Ceuta Nº 3, ganada dos años antes honrosamente en campaña por la acción de Zoco El Zeb, lucía ya las corbatas de la Medalla Militar. En cuanto al 2º Tabor, se cubrió de gloria en las acciones de Kudia Rauda, El Fondak, Mérida, El Pingarrón, etc por eso luce las corbatas de la Cruz Laureada de San Fernando, la de la Medalla Militar, etc.....Y van a rendirle homenaje una serie de Banderines que ni por asomo correspondían a tan grandísimo héroe. Por decirte es que hasta el Grupo que era el Nº 3, lo cambiaron por 54. ¿ Qué tiene que ver, dicho con todo respeto, Infanteria 54 con el Grupo de Regulares de Ceuta Nº 3 ? Fué ridículo y la comidilla del barrio. Y los politiquillos sin enterarse..... ¡ Ay Diego, ni con el paso de los años aprenden !.

                           - Así es querido amigo, se ignora la historia que guste más o menos está ya escrita. En fín que no van a hacernos olvidar los extraordinarios recuerdos que tenemos de éste lugar. La de citas, encuentros y buenos ratos que nos hemos dado a todo lo largo de éste Paseo de las Palmeras. Desde ese lugar tan privilegiado como es esa tribuna, he presenciado procesiones y pasos en Semana Santa. Pero uno de los mejores recuerdos me trae, es el Día de la Virgen del Carmen. Cuando desde la Iglesia de África sale a hombros de marinos y es llevada hasta el muelle de Pescadores para su posterior procesión marítima a bordo de una "traiña". Los cohetes, el sonar de las sirenas de los barcos en la dársena del puerto. La luz de los inmensos reflectores que el Ejército ha instalado al final del Paseo, justo al lado del estanco y cuyo foco de luz, acompaña a la Virgen en su recorrido, como protegiéndola y resguardándola dentro de ese haz de luz. El lanzamiento al mar de flores en recuerdo a los desaparecidos en las profundidades marinas. Soy consciente que la tradición perdura y que cada año es igual de emotiva, pero no dejo de echar en falta ese regusto, esa solera que entonces había. Esos festejos que los pescadores organizaban. La cucaña colocada horizontalmente a cierta distancia de la superficie del mar con el fin de coger el objeto o premio atado a su extremidad. La diversión de ver trepar o avanzar por dicho palo. Las verbenas que se organizaban después, resaltando la de la Barriada de la Almadraba. El baile hasta altas horas de la madrugada. Sin peleas, sobresaltos ni alborotos. Todos éramos bien recibidos y no se excluía a nadie.....¿ lo recuerdas ?....

                        - Perfectamente - responde Antonio - incluso recuerdo, el como te arrimabas más de la cuenta en los bailes con las chavalas......

                        - ¡ Hombre ! Un dulce no le amarga a nadie........

                        - Un dulce no, pero es que tú, si te hubiesen dejado, te comes la pastelería entera - espetó entre risas Antonio.

                       - ¡¡ No tanto, no tanto !!

                      Los dos amigos, pasan frente a lo que antes era el Hotel Atlante, el más caro y lujoso de los entonces existentes. Antes, se han embriagado con el olor de garrapiñadas que el bueno de Manolo  mantiene en éste lugar desde hace años. Manolo, empleado municipal y vecino de la Barriada O'Donell, toda una institución en Ceuta..
                       En la misma acera del hotel, prosiguen las Oficinas de la Compañía Trasmediterránea, Casa Parrés con sus hermosos coches expuestos en el interior en exposición permanente. Entre estos grandes y emblemáticos comercios, se amalgaman pequeñas tiendas y bazares cuyos escaparates hacen las delicias de los "paraguayos" compradores peninsulares que llegan a Ceuta en el transbordador a primera hora de la mañana y la abandonan en otro, a última hora de la tarde.

                      Prosiguiendo su desambular, llegan a la hermosa plaza allí existente. Ahora se llama Plaza de la Constitución, antes del General Galera Paniagua y un poco antes, sencillamente Puente Almina. Es el núcleo y corazón de la ciudad. En su centro se eleva una hermosa fuente que hace linea divisoria entre los dos sentidos del tráfico. El que proviene de la Marina y el que prosigue Revellín  arriba. Antes de llegar a la fuente, justo en éste lado, quedan los inicios y final de parada de las diferentes lineas de autobuses que llevan a lo que antes se denominaba el campo exterior, ahora sencillamente se les conoce como Barriadas del extrarradio.

                   A la derecha viene a desembocar la Gran Vía, que junto al Mercado Central, cuya fachada preside toda la plaza, conforman el pulso financiero y económico de nuestra vieja e histórica ciudad.

                    - ¿ Diego, te acuerdas como en éste lugar, apretujados, esperábamos hora tras hora, para poder contemplar los desfiles procesionales ?

                   - Faltaría más. Particularmente los Miércoles Santo, cuando se efectuaba el Encuentro. La Virgen de la Esperanza se acercaba con su maravilloso palio por el Paseo de las Palmeras; mientras Jesús del Gran Poder bajo el peso de la Cruz y pisando claveles rojos efectuaba su descenso desde la calle Independencia. Los dos pasos escoltados por gastadores legionarios. Una compañía de la Legión al completo cerraba el cortejo procesional. ambos pasos, llevados, mecidos y escoltados por los bravos legionarios, parecía que tenían vida propia. Al acorde del Novio de la Muerte, interpretado maravillosamente por la Banda de Música del Tercio Duque de Alba, el Hijo sxe encontraba con su Madre. Saetas y más saetas, lágrimas, emoción, rezos y llantos. Todo se fundía en una amalgama casi mágica. El vello se te ponía erizado. La emoción embargaba las gargantas. El olor de incienso y cera, junto al aroma de las flores, hacía del lugar y del momento algo irreal. Imposible de describir con palabras. El encuentro se efectuaba ahí mismo. Entre la esquina del Mercado y la curva existente de la parada de autobús, justo al lado del inicio de la escalera que bajaba al muelles de Pescadores. ¡ Menudo gentío se congregaba ! Desde bien temprana hora de la tarde se agolpaba la gente para presenciar lo mejor y más cerca posible el espectáculo. ¡ Miércoles de Pasión en Ceuta, otra maravilla para el nativo y para el foráneo !

                       - Bien es verdad que era y es un espectáculo emotivo y apasionante. Para verlo y presenciarlo lo mejor posible, me vestí un año de nazareno o para decirlo mas llanamente de "penitente". Junto con mi amigo Paco Monteagudo, cuyo padre era Sargento Primero de la Legión y que nos proporcionó dichas túnica cofrades haciéndonos el honor de desfilar junto al trono de la Virgen. Nos situamos los últimos de ambas filas de cofrades. Pegados literalmente al paso de la Señora, así que en el  Encuentro, tuvimos " butacas de primera fila ". Nuestra túnica era de color blanco con el capirote color verde y el cordón que llevábamos sujeto a la cintura creo recordar que era también de color verde, aunque no estoy muy seguro de ello, pues son muchos los años transcurridos. Era la Semana Santa de 1.959. ¡ Fué un día memorable !

                       Antonio, después de rememorar tan emotivo acontecimiento, ha quedado en silencio. Parece que aún resuenan en sus oídos las cornetas y tambores. Como si sus ojos de color castaño estuviesen aún presenciando tan bello espectáculo. Como si esa visión hubiese quedado eternizada en las retinas de sus pupìlas.

( continuará )

Foto publicada por Jose Javier Rivera Ballesteros en Conoceceuta Fotos.

1 comentario:

  1. Anónimo2:47 p. m.

    Ofelio, sin palabras. Maravilloso. Besos desde Tarragona M. Tere

    ResponderEliminar